Docentes de nivel secundario expresan su sentir en el día del maestro

Comparte esta noticia en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Un grupo de maestros de Morteros emitió una reflexión sobre esta conmemoración y la actualidad de la educación. Aquí se comparte.

EN EL DÍA EN QUE SE RECUERDA AL “EDUCADOR” … La tragedia educativa…

En estos tiempos post pandémicos (aunque aún seguimos claramente) se ha instalado en las escuelas el “HACEMOS COMO QUE” … YA QUE NADA ES LO QUE PARECE… por si aún hay quienes no se dieron cuenta…

HACEMOS COMO QUE todo volvió a la normalidad, se unieron las burbujas… qué lindo, los chicos volvieron a la escuela. Pero no. Muchas escuelas no pueden porque lo que antes era de 2 metros ahora es de 0,90 cm (una ridiculez) y no hay espacio, así que se hacen malabares para tratar de ubicar chicos y docentes.

HACEMOS COMO QUE está todo prolijo y ordenado, drive, meet, zoom y tantas otras palabras de plataformas donde se escriben y dicen cosas hermosas que luego no pasan… porque hay alumnos que no tienen recursos, que no pueden conectarse, que tienen un teléfono para todos los que conviven…

HACEMOS COMO QUE se desarrollan esos aprendizajes hermosos que ponemos en los cientos de planillas y planificaciones, pero al cruzar el umbral del aula, al menos en el secundario, te encontrás con jóvenes “estudiantes” (hay que decir ahora)… que te preguntan a qué hora se van y no pueden soltar el teléfono; que, como fue esencial en pandemia, no lo podés sacar ni prohibir, parece, porque eso es ponerse la gorra.

HACEMOS COMO QUE… tenemos Estudiantes… pero no estudian… pero tenemos que darles miles de oportunidades… y aun así no estudian… pero tenemos que aprobarlos.

HACEMOS COMO QUE trabajamos articulados entre materias que ya no son materias sino TALLERES, pero “hacemos como que” porque lo escribimos para que todos estén tranquilos, pero es casi una lucha titánica coordinar entre gente que no se encuentra porque no hay tiempo, porque….

Hay que completar planillas. Y porque todos, para subsistir, tenemos que tener otros trabajos.

HACEMOS COMO QUE las escuelas tienen libertad y autonomía… pero los directivos, a pesar de las particularidades de cada institución, son meros instrumentos políticos (no los culpamos, es como que tienen esa misión parece), intermediarios, que reproducen indicaciones de gente que hace años no está en las aulas y van probando… más planillas.

HACEMOS COMO QUE damos clases pero somos quijotes que luchamos contra molinos de viento… contra los celulares, la falta de interés, el desgano.

HACEMOS COMO QUE tomamos asistencia pero nadie queda libre, por lo tanto hay situaciones que faltan demasiado y también hay que proveerles el material… ya no existe el alumno que completaba la carpeta, total da lo mismo.

HACEMOS COMO QUE no hay deserción… porque a algunos que deciden no volver a las aulas hay que ir a insistirles para que regresen, aún cuando no lo desean, pero tampoco hay un lugar para trabajar. Hay que hacer atractivo el conocimiento… lúdico… innovar estrategias… cuando siempre supimos que la escuela no es un lugar de diversión sino de trabajo y de transmisión de conocimientos.

HACEMOS COMO QUE se respetan las individualidades, los tiempos, pero sólo sos un contacto entre los remolinos de burbujas y grupos a los que debemos someternos y estar…

HACEMOS COMO QUE la autoridad en el aula es el docente, cuando en realidad estamos “pintados” porque para enseñar y aprender, necesariamente tenemos que usar los límites y el sistema nos los ha quitados a todos… no vaya a ser cosa que queden expuestos o se coarte la libertad.

HACEMOS COMO QUE evaluamos, ponemos calificaciones, si lograron los aprendizajes o quedan pendientes y en realidad el sistema nos baja un claro mensaje de que aprobemos y que el estudiante tiene que pasar de año… de lo contrario corremos el riesgo de que se “desvincule del sistema”… en tal caso “no cierran los números”.

HACEMOS COMO QUE TODO ESTA BIEN… los docentes… pero estamos TRISTES, desmoralizados, agotados, desahuciados, anestesiados, sentimos que somos cómplices de tanta burocracia que nos distrae de lo más importante… nuestros chicos, los adultos del mañana (no echamos culpas), es la realidad; pueden preguntarle a aquel vecino, amigo, conocido docente.

Y lo peor, que vamos  naturalizando.

La escuela pública se ha transformado en un centro asistencial, donde los que realmente asisten para aprender, incorporar conocimientos, internalizar la cultura general y prepararse para estudios superiores… no tienen cabida, nadie piensa en ellos, a nadie le interesa que no los estamos preparando ni siquiera para un futuro laboral y de ciudadanos consciente de sus derechos y deberes… sólo preparamos futuros adultos que tengan la convicción de que tienen que recibir gratuitamente TODO, sin esfuerzos ni sacrificios.

¡FELIZ DÍA DEL MAESTRO!

 

Siguenos en nuestras redes
Siguenos Email
Facebook
Instagram
Articulo Anterior Elecciones: el lunes 13 estará garantizada la actividad escolar
Articulo Siguiente Morteros: sustrajeron bicicleta y solicitan colaboración para encontrarla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *