Acompañarse activa “saludablemente”

Comparte esta noticia en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Al son de un cierto sosiego de haber llegado hasta aquí, este presente individual que compartimos con el entorno. En algún momento ¿te encontraste diciendo yo siempre he sido así?, como tratando de justificar tus modos, tus estilos y tus elecciones. ¿Somos conscientes que estamos eligiendo como acompañamos nuestro envejecimiento? Te has preguntado ¿por qué soy así?

Nos pasaron los años, llegamos hasta aquí y se registra que necesitamos tener certezas, que todo sea de determinada manera. Esto puede hacer creer que las cosas van a ser como las imaginamos, en un muy bajo porcentaje puede que sí, en su más amplio porcentaje la realidad nos demostrará que las cosas se presentan distintas a ese pensamiento imaginario.

Encontrarnos con un escenario diferente, nos hace reaccionar como podemos, como nos sale instintivamente. Hasta que alguien te pregunta ¿Por qué reaccionas así?, y ahí sale naturalmente “porque soy así” y así nos refugiamos.
Será, a pesar de todo lo que hemos vivido, que aún se nos dificulta asumir lo nuevo, lo distinto, lo desconocido. Esa rigidez del pensamiento limita experimentar los grandes momentos, que en más de una oportunidad nos toman por sorpresa y se deja pasar, tomándolo como un momento más. De tanto en tanto, ya nos habita un culto a la velocidad.
Como si fuese poco, aun nos acompañan ciertas creencias limitantes como esa que dice “cuando seamos viejos vamos a tener menos capacidades físicas y mentales”, entonces inmediatamente damos lugar a esa entrega o resignación con la cual nos autoimponemos esas limitaciones.
Vigente y humanista es considerar el “envejecimiento activo y saludable”, que establece la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, como “proceso por el cual se optimizan las oportunidades de bienestar físico, mental y social, de participar en actividades sociales, económicas, culturales, espirituales, cívicas, y de contar con protección, seguridad y atención. Con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable y la calidad de vida de todos los individuos en la vejez, y permitirles así seguir contribuyendo activamente a sus familias, amigos, comunidades y naciones”.
Hoy podemos intentar aflojar esa rigidez que nos generan los pensamientos y creencias infundadas.
Por Luciana Villagra desde “Con Vos/z Mayor” por AM 1530 los martes y viernes desde las 10,40 hs.
Siguenos en nuestras redes
Siguenos Email
Facebook
Instagram
Articulo Anterior Resguardan moto en estado de abandono
Articulo Siguiente Notaron el faltante de electrodomésticos de la casa de su tío